Actualidad

ANÁLISIS: ¿Es viable la propuesta de liberar a Álex Saab?

1 Vista
ANÁLISIS: ¿Es viable la propuesta de liberar a Álex Saab?

Con el cambio de mandato en EEUU y la urgencia por aliviar la crisis, el chavismo estima que el momento es inmejorable para imponer condiciones.

Mauricio Jaramillo Jassir | Semana

Sorpresa y estupor causó el pedido del oficialismo venezolano de incluir a Alex Saab en el proceso de diálogo con la oposición que se está llevando a cabo en México con el auspicio del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Saab es acusado por Estados Unidos por lavado de dinero y su extradición acaba de ser aprobada desde Cabo Verde, en el noroccidente africano. Desde entonces, Caracas ha apelado a todos los medios para lograr su liberación, desde considerarlo un preso político hasta nombrarlo diplomático. No obstante, todo ha sido infructuoso. Ahora, Nicolás Maduro busca presionar al gobierno de Joe Biden con el fin de lograr un indulto y que Saab pueda fungir como negociador en el proceso que, eventualmente conduzca a una transición. ¿Es esto viable?, ¿Hay antecedentes? y ¿Qué efectos tendrá en la negociación venezolana?

En efecto, la Constitución de Estados Unidos (artículo 2 segunda sección) contempla la figura del indulto como uno de los poderes de los que dispone el presidente, y a lo largo de la historia es común que los jefes de Estado la evoquen. En el caso de Donald Trump, se indultó a Steve Bannon condenado por fraude y quien había sido cercano al hoy exmandatario. Incluso se especuló la posibilidad de que Trump se “autoindultaría” por las acusaciones por “incitación a la insurrección” y por un intercambio de información con Ucrania en el que se habría amenazado la seguridad nacional. Sin embargo, en ambos casos resultó absuelto. Jimmy Carter otorgó un indulto masivo a aquellas personas que se negaron a enlistarse en Vietnam y Barack Obama fue uno de los presidentes que más apeló a la figura. Con este se conmutaron penas a más de 1300 presos, entre ellos al nacionalista y promotor de la independencia puertorriqueña, Oscar López Rivera y a Chelsea Manning acusada por la filtración de documentos de Wikileaks.

En las administraciones de Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos, las Farc exigieron la liberación de Simón Trinidad quien había sido capturado en Ecuador en 2004 y posteriormente, extraditado a Estados Unidos. En el primero, esa guerrilla pretendía el llamado “acuerdo o canje humanitario”, por eso la idea era lograr su liberación a cambio de los tres contratistas estadunidenses secuestrados desde 2003, Thomas Howes, Marc Gonsalves y Keith Stansell. Precisamente el exguerrillero está condenado a 60 años de prisión por dicho secuestro. En efecto, Washington jamás contempló el indulto y tanto Uribe como George W. Bush descartaron cualquier posibilidad de intercambio.

Posteriormente, en el gobierno de Obama, se acompañó el proceso de paz de La Habana y de forma inédita, se nombró un enviado, Bernard Aronson, pero esa posibilidad tampoco asomó. Cuando antes de terminar su mandato, Obama anunció el indulto de Rivera y Manning, las Farc enviaron una misiva en la que anunciaban su desconsuelo pues esperaban que el nombre de Simón Trinidad apareciera. “Queremos que sepas que aquí todos estamos decepcionados, doloridos, profundamente indignados con la omisión de tu nombre por Obama”, martillaron en la comunicación.

Estos antecedentes evidencian los pocos chances de que la propuesta de Nicolás Maduro prospere, aún condicionando cualquier avance en la transición venezolana a la liberación de Saab. Difícilmente, el Gobierno puede moverse más allá de las márgenes de pedir el levantamiento de algunas sanciones a cambio de la convocatoria de elecciones generales.

De otra parte, esta negociación en territorio mexicano tiene visos de internacionalización que no se observaban en diálogos pasados pues el rol de terceros como Noruega, Barbados o España, parecía subsidiario o al menos perseguía un objetivo más concreto. Así sucedió en la negociación con acompañamiento internacional de Colombia, Ecuador, Brasil y Uruguay y que, con el apoyo de Unasur, condujo a las elecciones legislativas de diciembre de 2015, últimos comicios que dieron garantías y en las que oposición y oficialismo se midieron con amplia ventaja para la primera. Esta vez, el involucramiento de Noriega, Rusia, Países Bajos y México parece más activo, aunque las posiciones entre las partes estén más lejanas que nunca. El interés regional por Venezuela es evidente, en especial, con la degradación de la crisis tras la pandemia y que ha derivado en la salida de 6 millones de venezolanos.

Con el cambio de mandato en EEUU y la urgencia por aliviar la crisis, el oficialismo estima que el momento es inmejorable para imponer condiciones. Sin embargo, es un error de cálculo que desnuda la falta de una estrategia de cara a la negociación, defecto que muchos le adjudicaban exclusivamente a la oposición.

Este artículo fue publicado originalmente por Semana, con el título ‘¿Es viable la propuesta de liberar a Saab?’.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Álex Saab o similares.
Últimas Noticias: