Sucesos

Esta fue la clave del éxito en la operación estadounidense para dar de baja al jefe de Al Qaeda

1.672 Vistas
Esta fue la clave del éxito en la operación estadounidense para dar de baja al jefe de Al Qaeda

Según el patrón de actividades diarias que habían estudiado los agentes de la operación, estaban seguros de que encontrarían a al líder de Al Qaeda sentado en el balcón de su casa para el momento del ataque.

Redacción | Primer Informe

El domingo, mientras salía el sol en Kabul, dos misiles Hellfire disparados por un avión no tripulado estadounidense pusieron fin a la década de reinado de Ayman al-Zawahri como líder de Al Qaeda. Las semillas de la audaz operación antiterrorista se habían plantado durante muchos meses.

Funcionarios estadounidenses habían construido una maqueta del piso franco donde se encontraba al-Zawahri y la habían llevado a la Sala Situacional de la Casa Blanca para mostrársela al presidente Joe Biden. Sabían que a Al Zawahri le gustaba sentarse en el balcón de la casa.

Habían construido minuciosamente «un patrón de vida», como dijo un funcionario. Estaban seguros de que estaba en el balcón cuando volaron los misiles, dijeron los funcionarios.

Años de esfuerzos por parte de los agentes de inteligencia estadounidenses bajo cuatro presidentes para seguir la pista de al-Zawahri y sus asociados dieron sus frutos a principios de este año, dijo Biden. Finalmente localizaron en una casa de Kabul al que fuera durante mucho tiempo el número dos de Osama bin Laden -coplanificador de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos- y último sucesor.

LEA TAMBIÉN: El Talibán confirma que China es su principal aliado

Las huellas de bin Laden

La muerte de Bin Laden se produjo en mayo de 2011, cara a cara con un equipo de asalto estadounidense dirigido por los Navy SEAL. La muerte de Al-Zawahri llegó de lejos, a las 6:18 de la mañana en Kabul.

Su familia, apoyada por la red de talibanes Haqqani, se había instalado en la casa después de que los talibanes recuperaran el control del país el año pasado, tras la retirada de las fuerzas estadounidenses después de casi 20 años de combates que pretendían, en parte, evitar que Al Qaeda recuperara una base de operaciones en Afganistán.

Pero la pista sobre su paradero fue sólo el primer paso. Confirmar la identidad de Al Zawahri, idear un ataque en una ciudad atestada de gente que no pusiera en peligro a los civiles de forma imprudente y garantizar que la operación no retrasara otras prioridades de Estados Unidos llevó meses.

Ese esfuerzo implicó que equipos independientes de analistas llegaran a conclusiones similares sobre la probabilidad de la presencia de al-Zawahri, la maqueta y los estudios de ingeniería del edificio para evaluar el riesgo para la gente de los alrededores, y la recomendación unánime de los asesores de Biden de seguir adelante con el ataque.

Un éxito para Biden

«Claro y convincente», calificó Biden las pruebas. «Autoricé el ataque de precisión que lo eliminaría del campo de batalla de una vez por todas. Esta medida fue cuidadosamente planificada, rigurosamente, para minimizar el riesgo de daño a otros civiles».

Las consecuencias de equivocarse en este tipo de decisiones fueron devastadoras hace un año, este mes, cuando un ataque de un dron estadounidense durante la caótica retirada de las fuerzas estadounidenses mató a 10 miembros inocentes de una familia, siete de ellos niños.

Biden ordenó lo que los funcionarios llamaron un «ataque aéreo a medida», diseñado para que los dos misiles destruyeran sólo el balcón de la casa segura donde el líder terrorista se refugiaba desde hacía meses, salvando a los ocupantes del resto del edificio.

Un alto funcionario de la administración estadounidense, que habló bajo condición de anonimato para hablar de la planificación del ataque, dijo que al-Zawahri fue identificado en «múltiples ocasiones, durante períodos de tiempo prolongados» en el balcón donde murió.

El funcionario dijo que «múltiples corrientes de inteligencia» convencieron a los analistas estadounidenses de su presencia, habiendo eliminado «todas las opciones razonables» que no fueran su presencia allí.

Dos altos funcionarios de seguridad nacional fueron informados por primera vez de la información a principios de abril, y el presidente fue informado por el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan poco después. A lo largo de mayo y junio, un pequeño círculo de funcionarios de todo el gobierno trabajó para examinar los datos de inteligencia e idear opciones para Biden.

El 1 de julio, en la Sala Situacional de la Casa Blanca, tras regresar de un viaje de cinco días a Europa, Biden fue informado por sus asesores de seguridad nacional sobre el ataque propuesto. Fue en esa reunión, según el funcionario, cuando Biden vio la maqueta del piso franco y acribilló a los asesores, entre ellos el director de la CIA, William Burns, la directora de la Inteligencia Nacional, Avril Haines, y el director del Centro Nacional Antiterrorista, Christy Abizaid, con preguntas sobre su conclusión de que Al Zawahri se escondía allí.

Biden, según el funcionario, también presionó a los funcionarios para que consideraran los riesgos que el ataque podría suponer para el estadounidense Mark Frerichs, que lleva más de dos años cautivo de los talibanes, y para los afganos que ayudaron en los esfuerzos bélicos de Estados Unidos que permanecen en el país. Los abogados estadounidenses también consideraron la legalidad del ataque y concluyeron que el liderazgo continuado de Al Zawahri en el grupo terrorista y su apoyo a los atentados de Al Qaeda lo convertían en un objetivo legítimo.

El funcionario dijo que al-Zawahri había construido un modelo organizativo que le permitía dirigir la red mundial incluso desde un relativo aislamiento. Eso incluía la filmación de vídeos desde la casa, y Estados Unidos cree que algunos podrían ser publicados después de su muerte.

El 25 de julio, mientras Biden estaba aislado en la residencia de la Casa Blanca con COVID-19, recibió una última sesión informativa de su equipo.

Cada uno de los funcionarios participantes recomendó encarecidamente la aprobación de la operación, dijo el funcionario, y Biden dio el visto bueno para el ataque tan pronto como hubo oportunidad.

La oportunidad se presentó a primera hora del domingo -el sábado a última hora en Washington-, horas después de que Biden se encontrara de nuevo aislado con un caso de rebote del coronavirus. Se le informó del inicio de la operación y de su conclusión, según el funcionario.

Seguirían otras 36 horas de análisis de inteligencia antes de que los funcionarios estadounidenses comenzaran a compartir que Al Zawahri había sido asesinado, al ver que la red de talibanes Haqqani restringía el acceso a la casa segura y reubicaba a la familia del líder de Al Qaeda muerto. Los funcionarios estadounidenses interpretaron que los talibanes intentaban ocultar el hecho de que habían albergado a al-Zawahri.

Tras la retirada de las tropas el año pasado, Estados Unidos se quedó con menos bases en la región para recoger información y llevar a cabo ataques contra objetivos terroristas. No estaba claro desde dónde se lanzó el avión no tripulado que transportaba los misiles ni si los países que sobrevolaba estaban al tanto de su presencia.

El funcionario estadounidense dijo que no había personal estadounidense sobre el terreno en Kabul apoyando el ataque y que los talibanes no fueron avisados del mismo.

En declaraciones realizadas hace 11 meses, Biden había dicho que Estados Unidos mantendría la lucha contra el terrorismo en Afganistán y otros países, a pesar de la retirada de las tropas. «Simplemente no necesitamos librar una guerra terrestre para hacerlo».

«Tenemos lo que se denomina capacidades sobre el horizonte», dijo. El domingo, los misiles aparecieron en el horizonte.

Información de The Associated Press.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Afganistán o similares.
Últimas Noticias: